14 Dic 2012

Mucha gente cuando piensa en la salud, cree que eso sólo está en manos de los médicos y de los diferentes profesionales de la salud.

Existen diferentes motivos por los podemos enfermar: motivos genéticos, ambientales, geográficos y derivados de nuestro estilo de vida.

Cuando hablamos de motivos genéticos, vemos que existen enfermedades y patologías que son heredadas de nuestros antepasados. Lamentablemente, ante estas enfermedades, en la mayor parte, poco podemos hacer y el único recurso es el tratamiento sintomático de las mismas.
Diferente es tener una predisposición genética para padecerlas, pues, esto no significa que debamos resignarnos y esperar a que aparezcan.
En este grupo toma especial relevancia, lo que se llama la expresión genética, concepto que viene a decir que un mismo gen puede dar información diferente bajo diferentes circunstancias…circunstancias que tienen mucho que ver los hábitos de vida de las personas.

En cuanto a los motivos ambientales, a nadie se le escapa que vivir en ciudades contaminadas, con una mala calidad del aire o del agua, con una mala gestión de los residuos, incluso un exceso de contaminación acústica y lumínica, hace bastante difícil que sea compatible con la salud. Por no hablar de la “contaminación “invisible de nuestras propias casas generada por el abuso de ambientadores, productos de limpieza, perfumes…

Los motivos geográficos son variados y tienen mucho que ver con la facilidad y/o dificultad, que tiene una población para acceder a los recursos sanitarios. Es fácil deducir que en localizaciones como África es mucho más difícil encontrar asistencia sanitaria que en Europa. Pero de la misma manera, esta dificultad la podemos encontrar dentro de un mismo país… no es igual un pueblo perdido de la sierra a una gran urbe. Dentro de este apartado podemos mencionar también motivos económicos e incluso políticos, pues no siempre encontramos los mismos recursos económicos dentro de una misma población.

En el cuarto lugar estaría nuestro estilo de vida: si tenemos hábitos saludables desde el punto de vista alimenticio, deportivo… si respetamos las horas de descanso, el consumo de alcohol y tabaco, el estrés…etc.

Hay una diferencia importantísima entre este último punto y los otros tres anteriores. Este es el único que podemos modificar por nosotros mismos. No podemos modificar nuestra genética o al menos todavía no está en nuestra mano. Los motivos ambientales son de difícil modificación al menos a corto plazo, pues para ello necesitamos ayuda de gobiernos y una concienciación a nivel general importante. Los motivos geográficos de igual manera son de difícil modificación al no ser con movimientos migratorios, circunstancia bastante compleja.

La modificación de los estilos de vida es sencilla y solo necesita de un poco de predisposición y fuerza de voluntad por nuestra parte. Para ello vamos a enumerar una serie de puntos sencillos para lograr tal fin:

  • Lleva una dieta lo más variada posible. Toma gran variedad de frutas y verduras huyendo de los productos grasos y procesados.
  • Recuerda tomar al menos dos litros de agua. Limita el consumo de bebidas gaseosas azucaradas y/o etiquetadas como “Light” y reduce todo lo posible la ingesta de alcohol.
  • Haz una actividad deportiva acorde a tu edad y tu estado físico… moverte mejora tu aparato locomotor, cardiorrespiratorio y activa tu sistema nervioso, liberando las famosas endorfinas que tanto bien nos aportan a nivel anímico.
  • Práctica actividades que pongan a prueba tu mente. El cerebro es una especie músculo que debemos mantener entrenado.
  • Realiza actividades sociales y familiares que enriquezca tu día a día y ríete todo lo que puedas.
  • Descansa las horas suficientes durante el día.

Los hábitos saludables son fáciles de seguir, solo hay que querer realizarlos.

[top]